lunes, 5 de noviembre de 2012

Vigilia



Las tardes para dormir
son ideales para no dormir
y escuchar el silencio
de la gente que duerme.

Hoy es una tarde para dormir
y no despertar más.
Para dejarse caer entre ilusiones y fantasías,
entre sueños, perdices y nueces.
Caer en un almohadón de plumas pesado.
Caer…

Y escuchar en silencio el silencio,
escuchar el murmullo de los sonámbulos,
sentir cómo cantan los bichos raros,
cómo laten las palomas,
cómo trazan su vuelo las moscas.

Hoy,
es una tarde para dormir.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario